EL NEOLÍTICO

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

EL NEOLÍTICO

Mensaje  Mergalon el Dom 5 Abr 2009 - 13:31

El Neolítico.

Neolítico en la Península Ibérica

Entre el 9.000 y el 6.000 a. C., entre el Paleolítico y el Neolítico, surge un periodo denominado Epipaleolítico, fase de transición cuyas características son el calentamiento climático, la diversificación económica (recolección de frutos, caza menor, pesca, marisqueo, etc.) y una industria lítica de pequeño tamaño (microlitos) adaptados a mangos de madera y hueso, que demuestran una mentalidad más práctica y una mayor especialización respecto sus antecesores. Las zonas de poblamiento coinciden con las del Magdaleniense: la zona cantábrica (cultura asturiense), la zona mediterránea y la zona costera portuguesa.



El Neolítico en Europa abarca desde la aparición de la agricultura y ganadería (VIII milenio a. C.), a la invención de la metalurgia.

Durante el Neolítico la gente empezó a trabajar en la ganadería y la agricultura. Cultivaban trigo, maíz y arroz. Domesticaban cabras, ovejas y bueyes. Los seres humanos vivían en un sitio fijo, se hicieron sedentarios y empezaron a aparecer los primeros poblados cerca de los ríos.

Se inventó la cerámica, el arado, la hoz, el molino de mano para moler cereales y los primeros tejidos hechos de lino y lana.

Al igual que el neolítico a nivel mundial, se divide en tres fases:

* Neolítico Inicial (I Fase, comienza alrededor del 7000 AC, cuando entra la agricultura en Europa)
* Neolítico Medio (II Fase, alrededor del 5000 AC, y hasta el 3000, cuando entra la alfarería y la cerámica en Europa)
* Neolítico Final (III Fase, hasta el comienzo de la escritura, desarrollado independientemente en cada región).



Características de este período son la completa domesticación de algunos animales (el asno, el caballo, el reno y otros), la sustitución de los útiles de piedra tallada por los de piedra pulimentada (que no es la novedad más importante, si bien es la que da nombre al período), una práctica desaparición de las manifestaciones artísticas y el desarrollo de los cultivos en la primera fase, seguida de un decaimiento general.



A partir del 6.000 a. C. comienza el Neolítico en la Península. Al igual que en el resto de Europa, es sobre todo un desarrollo procedente del exterior, principalmente de Oriente Próximo, que irá penetrando hacia el interior a través del mar Mediterráneo, entre el VI y IV milenios, fusionándose con los rasgos autóctonos de cada región.


Dolmen de Menga en Antequera.


Durante el Neolítico surge la agricultura y la ganadería, y con esta nueva economía la población comienza a establecerse permanentemente en un lugar, se sendentarizan. En la Península la ganadería fue la actividad predominante en la mayor parte de las zonas, dadas las propicias condiciones del terreno. Las diferentes tareas agrícolas y ganaderas provocaron una mayor especialización y la división del trabajo, y con ello las diferencias sociales. Se desarrollaron útiles agrícolas, como las azadas, hoces y molinos de mano, y adquirieron un gran desarrollo de los instrumentos de madera, asta y hueso, pero sobre todo se extendió la cerámica, que fue primordial para la conservación de los alimentos y su cocción.






En la primera fase del Neolítico, desde el VI milenio adC, se desarrolla en la península la cultura de la cerámica cardial, caracterizada por su decoración impresa mediante conchas de berberecho (cardium edule). Se han encontrado yacimientos en Cataluña, Levante y Andalucía. En ellos hay muestras de prácticas agrícolas, aunque todavía predominaba la economía ganadera.



A partir del 4000 a. C. comienza una segunda fase neolítica. Esta etapa fue la de la expansión por el resto de la Península, con asentamientos en las dos mesetas, en el valle del Ebro y el País Vasco. Se desarrolla la cultura de los sepulcros de fosa en Cataluña hasta el sur de Francia, y se caracteriza por las tumbas individuales con ajuar, cubiertas por enormes losas. También poseían una técnica cerámica muy avanzada. En esta cultura predominaba la agricultura, y los restos funerarios demuestran que se trataba de una sociedad dividida en grupos sociales, posiblemente a través del trabajo.




Más al sur, en torno al 3700 a. C. aparece la cultura megalítica, con presencia desde lo que sería hoy la zona de Almería, haciendo un semicírculo hasta el norte de España en el sentido de las agujas del reloj. Aparece la agricultura y se reduce la actividad errante de las tribus.



La pintura levantina es característica del Neolítico peninsular. Está localizada en abrigos rocosos de las sierras interiores, normalmente al descubierto, y que representa escenas de grupos, con mucho dinamismo y con figuras humanas estilizadas, reflejo de un mayor grado de esquematización y abstracción que la pintura cantábrica del Magdaleniense.


La pintura rupestre levantina del periodo Neolítico en Miradas CREHA, a través de uno de sus ejemplos más conocidos, una de las muchas muestras de los abrigos rocosos de La Valltorta, en Castellón.



Mergalon
Administrador

Sexo: Femenino
Edad: 62
Cantidad de envíos: 1131
Fecha de nacimiento: 21/12/1951
Localización: Las Rozas (Madrid)
Incrit@ el: 11/12/2007

Volver arriba Ir abajo

Re: EL NEOLÍTICO

Mensaje  arenal el Mar 2 Jun 2009 - 21:03

Muy interesante e instructivo, es fascinante cómo fué evolucionando el hombre a lo largo de los siglos.

Me interesa mucho la historia, gracias Mergalon por ilustrarnos y ponerla tan a mano para leerlo.

Ya espero la siguiente entrega, gracias

arenal
Nuevo Forero
Nuevo Forero

Sexo: Femenino
Edad: 62
Cantidad de envíos: 7
Fecha de nacimiento: 01/11/1951
Incrit@ el: 06/11/2008

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.