02-08-1968.- MELINTÓN MANZANAS GONZÁLEZ

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

02-08-1968.- MELINTÓN MANZANAS GONZÁLEZ

Mensaje  María el Dom 21 Jun 2009 - 6:32


    Melitón Manzanas González (San Sebastián, 1909-1968) fue un policía español durante el Régimen franquista, colaborador con la Gestapo durante la Segunda Guerra Mundial y jefe de la Brigada Político-Social de Guipúzcoa.

    Estudió peritaje en la capital donostiarra y en 1936, tras el estallido de la guerra civil, fue encarcelado por las autoridades republicanas a causa de sus simpatías con las tropas sublevadas. Permaneció recluido en el Fuerte de Guadalupe hasta septiembre de 1936, cuando las tropas sublevadas toman la ciudad. Se une entonces a la guerra hasta el final del conflicto.

    Entró a formar parte del Cuerpo General de Policía en 1941, con el grado de inspector en Irún, desde donde pasó a la Brigada Político-Social de Guipúzcoa, de la que terminó siendo jefe.

    Muchos de los detenidos políticos de distintas ideologías que cayeron en sus manos han coincidido en señalarle como torturador brutal, lo que sin duda aprovechó ETA para granjearse el reconocimiento de un amplio sector de personas de la época y decidió asesinarlo.

    Su labor policial le convirtió, a ojos de los opositores, en el principal exponente de la represión de la dictadura franquista en el País Vasco.
A consecuencia de la muerte del etarra Francisco Javier Etxebarrieta Ortiz "Txabi" en un enfrentamiento (después de que él asesinase a sangre fría al guardia Pardines), el mundo de ETA decidió que había que vengar esa muerte y el día 2 de agosto de 1968 asesinaron por la espalda al inspector de policía Melitón Manzanas González. mediante la llamada "Operación Sagarra" ("manzana" en euskera), llevando a cabo el primer asesinato político premeditado y planeado por la organización.

Los nacionalistas vascos de ETA siempre odiaron de un modo enfermizo a los vascos que decidían ser policías. La cuestión es que aquel 2 de agosto Melitón regresaba a su domicilio de Irún y cuando subía por las escaleras para ir a su casa, el etarra Javier Izco de la Iglesia le asesinó de siete tiros por la espalda. Justo en el momento en que le estaba disparando, la esposa de Melitón abrió la puerta y se lanzó contra el asesino, quien también le disparó a ella aunque no llegó a hacer blanco sobre la mujer. Seguidamente huyó dejando a la esposa y a la hija de Melitón llorando sobre su cadáver ensangrentado.

En enero de 2001, el gobierno de José María Aznar concedió a Melitón Manzanas la Real Orden de Reconocimiento Civil a las Víctimas del Terrorismo a título póstumo, en aplicación de la ley 32/1999, de 8 de octubre de solidaridad con las víctimas del terrorismo, que había sido aprobada por unanimidad. Esta decisión provocó protestas en numerosos sectores de la oposición y asociaciones civiles, como Gesto por la Paz, Comisiones Obreras, UGT, el Parlamento de Navarra e Izquierda Unida, que arguyeron que el "justo reconocimiento" a las víctimas del terrorismo no podía hacerse "a cualquier precio" y que la medalla suponía "avalar la trayectoria de un torturador, ligado a una dictadura inhumana y cruel, que perseguía, encarcelaba y fusilaba a personas inocentes, que defendían pacíficamente la democracia y las libertades", en palabras de Javier Madrazo (coordinador general de Ezker Batua-Berdeak), así como de Amnistía Internacional. El Tribunal Supremo avaló la concesión de esta medalla de acuerdo con la ley.

Los demócratas vascos, tan golpeados por el terrorismo de hoy, apenas salían de su asombro por el reconocimiento de los méritos de Melitón Manzanas, personaje de acreditada biografía como policía torturador durante la dictadura. Sindicalistas, nacionalistas, miembros del PSOE y del PCE, pasaron por las implacables manos de Melitón Manzanas y soportaron sus temidos interrogatorios en las comisarías de Irún y San Sebastián. La despertada memoria de aquellos años de plomo determina a algunas de sus víctimas a recuperar, en primera persona, las sensaciones del dolor y la humillación a las que fueron sometidos. Otros prefieren ocultarse, ¡todavía! detrás de un velo de silencio, de pudor y dignidad.

Lenchu, la hija del fallecido presidente del PSOE, Ramón Rubial, recuerda las palabras que salieron de la boca de su padre el día que ETA asesinó a Melitón Manzanas: "Ese era un torturador, mala gente... Lo dijo en voz baja, pero muy clara, porque mi padre era una persona a la que no le gustaba recordar los sufrimientos del pasado". A finales de 1944, fracasó el intento de fuga de Ramón Rubial en un campo de trabajo instalado en la Babcock & Wilcox cerca de Oyarzun, en las peñas de Aya. Melitón Manzanas se encargó de conducir al dirigente socialista hasta San Sebastián. Según Lenchu, su padre le contó que ya en sus dependencias de la Brigada Político-Social, Manzanas le torturó reiteradamente. 'Mi padre nunca quiso contarnos a la familia lo que le hizo Manzanas, que le interrogó personalmente, pero sé que sufrió mucho'.

En la caída del PCE, a principios de 1960, José Luis López de Lacalle, el periodista recientemente asesinado por ETA, dio con sus huesos en la cárcel de Martutene. Antes había pasado por la checa de Manzanas. Quienes le pudieron visitar después comprobaron que tenía los pies en carne viva, que le había interrogado aplicándole cigarrillos, descargas eléctricas... Xavier Apaolaza, militante del PNV no olvidará jamás los tres días que pasó soportando las torturas que le aplicaba Manzanas: "Fue muy duro lo que nos hicieron en aquella comisaría de San Sebastián. Nos golpearon brutalmente y luego Manzanas me colocó un bolígrafo entre los dedos de una mano y comenzó a apretarme las uñas haciendo girar el bolígrafo... Sentí un dolor insoportable"...

No obstante, tras la concesión de esta medalla, en 2002 el Congreso, a iniciativa del PNV y con la única oposición del PP, realizó una reforma de la Ley de Solidaridad con las Víctimas del Terrorismo en su artículo cuarto expresando que: «en ningún caso podrán ser concedidas a quienes, en su trayectoria personal o profesional, hayan mostrado comportamientos contrarios a los valores representados en la Constitución y en la presente ley y a los derechos humanos reconocidos en los tratados internaciones.

NOTA: Manzanas fue uno de los múltiples torturadores del régimen que instauraron el terror en las comisarías españolas durante el franquismo. Miles de españoles sufrieron durante 40 años estas técnicas, algunos incluso hasta perder la vida.
Enviar a casa a morir a un moribundo tras una paliza para que no figurase como “muerto en comisaría” o detenidos que se lanzaban desde la ventana “para intentar huir” eran las excusas que utilizaba el régimen para silenciar su exterminio político.
No obstante, a pesar de mi profunda repulsa hacia este personaje, considero que el poder de quitar una vida no debe pertenercele a nadie.


Última edición por Maria el Dom 21 Jun 2009 - 7:17, editado 2 veces
avatar
María
Administrador

Sexo : Femenino
Edad : 43
Cantidad de envíos : 4243
Fecha de nacimiento : 25/09/1973
Localización : Madrid
Incrit@ el : 12/12/2007

http://nutricionsaludable.foroactivo.com/

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.