MARÍA, EL HADA DE LOS SUEÑOS

Ir abajo

MARÍA, EL HADA DE LOS SUEÑOS

Mensaje  María el Miér 5 Ago 2009 - 22:03

    Otro día más amanece nublado... María estaba apoyada en la ventana, viendo la lluvia caer y el mundo que la rodeaba. Ese mundo al que siente que no pertenece, en el que por momentos se siente como una extraña.
    A veces le gustaría estar muy lejos de allí, en algún lugar que no conozca, donde pudiese ser una persona anónima, donde no se sintiese una extraña en su propio cuerpo...

    Tiene muy buenos amigos que la comprenden y apoyan, pero a veces pese a estar rodeada de mucha gente, se siente aún más sola.

    En muchas ocasiones sus amigos la miran en silencio... A veces parece una frágil muñeca de porcelana y otras es tan fuerte como el más resistente de los metales.
    María, siempre se sintió diferente a los demás y eso la llenaba de alegría. ¿Por qué conformarse con ser luciérnaga pudiendo ser estrella? Se lo repetía constantemente, era su lema. Ser diferente no es malo, al contrario, es lo que te distingue de todos los demás.

    Como todos, tiene sus manías, sus excentricidades y eso la hace maravillosa...
    Cuando mira por la ventana el mundo que se extiende a su alrededor, no entiende qué hace aquí. Se siente como si este no fuese su lugar.
El único lugar en el que se encuentra realmente bien, es en sus sueños. En ellos es libre para hacer todo lo que desea... En ellos se recrea todas las noches. Durante el día cuenta las horas que quedan para que la obscuridad la envuelva de nuevo y la transporte a esos lugares en los que es tan feliz.
Un día quiso aferrarse a sus sueños. ¡No quería despertar! Maldecía a la mañana por haber llegado y deseaba que siempre la noche la envolviese.

Cuando despertó aún era de noche, seguro que había sido un sueño, como tantas otras veces e intentó dormirse de nuevo, pero esta vez algo era distinto. Algo había cambiado en ella.
Era tan chiquitina, tan pequeñita, que cabía en el hueco de las manitas de los niños. Se sentía libre, más libre que en el mejor de sus sueños y la sensación era tan real...

A su espalda dos pequeñas alas se movían al compás de los latidos de su corazoncito.
María... era una Hada!! Ahora entendía por qué durante el día se sentía atrapada entre aquellas paredes y dentro de aquel cuerpo. Ahora entendía muchas cosas.

Se preguntaba muchas cosas, entre ellas, si todavía estaba soñando. Si era así, no quería despertar jamás. Nunca se había sentido tan libre como en esos momentos.

Dió unas vueltas por toda la habitación para comprobar que casi sin esfuerzo controlaba sus alitas y que podía volar y desplazarse sin peligro.

Decidió que no seguiría encerrada allí, ahora que al fin comprendía la verdad. Salió a la calle, casi desierta a esas horas de la madrugada. Volaba entre la gente, pero nadie se percataba de su presencia salvo algunos niños.

Voló hacia las casas de todas las personas que conocía. Todos se encontraban en un profundo sueño y les susurraba unas palabras al oído, que luego se convertían en unas sonrisas dulces en los rostros de aquellos que dormían.

Así pasó toda la noche y antes de que despuntase el alba, María regresaba a su cuarto y se recostaba sobre aquella enorme almohada, para que su pequeño cuerpecito recuperase las fuerzas. El sol la deslumbró. Intentó volar, pero no pudo. Era de día y volvía a ser la misma de siempre. ¡Todo había sido un sueño! Pero tan hermoso...

Se encontró con muchos conocidos y todos le dijeron que habían soñado con ella y que se habían levantado de muy buen humor y con ganas de seguir adelante. Se sorprendió mucho. Si no había sido un sueño... ¿Entonces qué había pasado!?

Así pasaron muchas noches y siempre ocurría lo mismo. Al principio sólo visitaba a los conocidos, luego empezó a visitar a gente que no conocía de nada, para obsequiarles con sueños dulces y hermosos. María, era feliz así. Al fin había encontrado su razón de ser. Ese motivo por el que luchar cada día, pero no podía contárselo a nadie, porque no la creerían y la tomarían por una loca.

Sus amigos la veían cada día y se sorprendían al verla siempre tan feliz y tan triste al mismo tiempo. Siempre con una sonrisa en los labios, una frase alentadora en el corazón y un hilo de tristeza en sus ojos. Quizá penséis que es sólo un cuento, pero es realidad. Una noche, estando yo en la cama, preparándome para dormir, una lucecita entró en mi habitación y se posó sobre mi almohada. Era ella. Estaba un poco triste porque no podía contar a nadie lo que le pasaba y por qué era tan feliz.

Se extrañó mucho de que yo pudiera verla y comenzó a visitarme por las noches. Le prometí que contaría su historia y que por siempre sería un bello cuento. El del Hada de los sueños. Y esta es su historia. Ahora es totalmente feliz regalando sueños e inspiración a todas aquellas personas que creen en ella...

"María es esa Hada chiquitina que todos, alguna vez, hemos visto de pequeños. Esa Hada que nos visita por las noches y nos regala sus más dulces sueños."
avatar
María
Administrador

Sexo : Femenino
Edad : 44
Cantidad de envíos : 4243
Fecha de nacimiento : 25/09/1973
Localización : Madrid
Incrit@ el : 12/12/2007

http://nutricionsaludable.foroactivo.com/

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.