Ufología

Ir abajo

Ufología Empty Ufología

Mensaje  María el Sáb 20 Dic 2008 - 14:00

PIDEN REABRIR EXPEDIENTES X

Un grupo de ex pilotos y funcionarios gubernamentales retirados han pedido al gobierno de Estados Unidos que reactive una investigación acerca de avistamientos de objetos voladores no identificados (OVNI).

Ufología _44235338_071113-skyitem203


El Proyecto Libro Azul, operado por la fuerza aérea de ese país, fue suspendido a finales de los años 60.

El grupo, que incluye a ex oficiales militares de siete países, comprende a personas que dicen haber visto un OVNI o adelantado investigaciones sobre el fenómeno.

Cada año miles de personas dicen haber visto objetos voladores no identificados en Estados Unidos, y sus aseveraciones generalmente enfrentan escepticismo.

Pero este panel de militares, aviadores y funcionarios retirados de países alrededor del mundo le han pedido a Washington que tome esas afirmaciones en serio.

El grupo sostiene que el aparente avistamiento de esferas en el aire, luces resplandecientes y astronaves de alta velocidad es un asunto de seguridad nacional y no debería ser descartado.

Luego de los ataques del 11 de septiembre de 2001, el grupo afirmó en un comunicado, ya no es satisfactorio ignorar registros de radar que no pueden ser asociados a aviones y helicópteros existentes.

El panel pidió que el Pentágono reactive una investigación suspendida en 1969, llamada el Proyecto Libro Azul, en el que la fuerza aérea investigó más de 12.500 informes de avistamientos de ovnis.

Ufología Ovni


Última edición por Maria el Mar 3 Mar 2009 - 13:17, editado 2 veces
María
María
Administrador

Sexo : Femenino
Edad : 46
Cantidad de envíos : 4243
Fecha de nacimiento : 25/09/1973
Localización : Madrid
Incrit@ el : 12/12/2007

http://nutricionsaludable.foroactivo.com/

Volver arriba Ir abajo

Ufología Empty Re: Ufología

Mensaje  Invitado el Jue 8 Ene 2009 - 17:41

EL CASO RENDLESHAM



Ufología Elcasorendleshamgx0
Uno de los casos más espectaculares de aterrizajes OVNI viene de Inglaterra. Sus bases aéreas de Bentwaters y Woodbridge, enclavadas en el vasto Bosque de Rendlesham, fueron literalmente invadidas por objetos no identificados durante un periodo de varias noches a finales de Diciembre de 1980.

Los asombrosos acontecimientos de las dos bases aéreas gemelas están repletos de descripciones de seres alienígenas, lecturas de radar anómalas, efectos electromagnéticos y condiciones atmosféricas surrealistas. Investigado todavía hoy por los Ufólogos, los casi increíbles hechos relatados por testigos oculares, profesionales de credibilidad, hacen de los eventos en las bases aéreas de Bentwaters y Woodbridge una piedra angular de creencia entre muchos aficionados OVNI.

Poco después de la medianoche del 27 de Diciembre de 1980, las pantallas de radar de la RAF de Watton en Norfolk mostraron un objeto desconocido que de pronto desapareció en la vecindad del Bosque de Rendlesham en Suffolk. El objeto también fue captado por el radar en la RAF de Bentwaters, que está situada al norte del bosque. Woodbridge está al sur del bosque. Las bases contenían una gran reserva de armas nucleares, y Woodbridge era la sede del 67 Escuadrón de Recuperación y Rescate Aerospacial. La unidad estaba sujeta sólo al Departamento de Defensa en Washington. Sus bases hermanas estaban alquiladas a la Fuerza Aérea de los Estados Unidos.

Mal Scurrah, operador de radar aquella noche, dijo:
"No teníamos ni la más remota idea de qué era aquello. Revisamos entre las agencias de tráfico aéreo. No había nada aquella noche en esa zona y en ese momento. Lo único que podíamos hacer era enviar un caza para descubrir qué era. Se dirigieron al lugar, a un cuarto de milla, y el piloto repentinamente empezó a informar de que podía ver una luz muy brillante en el cielo delante suya. Estaba estacionaria en la pantalla y entonces, en cuestión de segundos, comenzó a moverse a una velocidad fabulosa. En el transcurso de cinco minutos, estaba sobrepasando los 90.000 pies de altura y se perdió por encima del rango del radar. No existe nada hoy en día que pueda realizar ese tipo de maniobras, los pilotos no pudieron seguirlo."

Los extraordinarios eventos de Woodbridge/Bentwaters comenzarían con el avistamiento de un gigantesco objeto resplandeciente por parte de tres guardias de seguridad que patrullaban las bases gemelas. Tras recibir permiso para inspeccionar el extraño avistamiento, siguieron las luces a través del bosque. Su interpretación inicial fue que un avión militar o comercial había tenido que realizar un aterrizaje de emergencia. La patrulla quedó perpleja y atemorizada cuando vio una nave con aspecto de platillo, con seres de grandes cabezas, que parecían estar suspendidos desde la base de la nave por un tipo de rayo. Los seres parecían estar ocupados, posiblemente efectuando algún tipo de reparación en su nave. Los seres en un principio parecieron no darse cuenta de los tres hombres que observaban sus actividades.



Ufología Seresbrillanteshr0
Los guardas, manteniendo una distancia de seguridad respecto a la nave y los seres, estaban casi paralizados por las actividades en el brillante objeto.

Llamaron por radio a la jefatura de la base, informando de lo que estaban viendo, y solicitaron ayuda urgente.Casi inmediatamente llegó la asistencia, con una unidad armada completamente equipada, que incluía a altos mandos de la base. Posteriormente, hubo informes, en un principio al margen de los informes, de que los testigos que se aventuraron a acercarse a la nave encontraron extrañas anomalías. Entre ellas, efectos de "alteración de la realidad", como desplazamientos de tiempo, y condiciones atmosféricas surrealistas. Además, hubo alegaciones de que algunos de los altos mandos fueron capaces de comunicarse con los extraños seres alienígenas que flotaban dentro de burbujas alrededor de la nave de forma triangular. Se dijo que la nave había aparecido de una especie de nube a baja altitud, aunque ninguno de estos hechos han sido confirmados oficialmente.

El Coronel Halt, avisado la segunda noche de avistamientos, fue uno de los componentes del grupo de altos mandos que persiguió al brillante objeto por el bosque. Grabó una cinta de audio de los detalles de su búsqueda por el bosque. Tanto la trascripción de la cinta como el documento que Halt envió al Ministerio de Defensa Británico están disponibles.

Alguno de los detalles más reveladores de los eventos de Rendlesham fueron ofrecidos por los miembros de la guardia, Jim Penniston, John Burroughs y Larry Warren, que posteriormente escribirían un libro sobre el incidente.




Halt fue un oficial de carrera de la Fuerza Aérea. Sirvió en Vietnam y en varias bases antes del legar a Bentwaters en 1980. Fue ascendido a comandante de la base en 1984. Halt posteriormente sirvió como comandante de base en la Base Aérea de Kunsan, en Korea, y fue director de la dirección de inspecciones del Departamento de Defensa. Se retiró en 1991. Aunque Halt siempre se mostró dispuesto a relatar los acontecimientos de Rendlesham, su vida se complicó por las constantes demandas de los investigadores de OVNIS que le pedían más información sobre los hechos.

Se contaron muchas historias por parte de los hombres que estuvieron presentes las noches de los acontecimientos de Rendlesham. Una de las más remarcables hacía mención a una instalación subterránea donde los soldados fueron interrogados, amenazados y obligados a firmar un pacto de silencio.
La mañana posterior a la noche de más actividad, varios de los hombres fueron llamados por unos caballeros con aspecto de oficiales y escoltados a una instalación subterránea. Extrañamente, les mostraron varias filmaciones de varias recuperaciones de OVNIS de todo el mundo. También se dijo que durante ese proceso estuvo presente un ser alienígena.

Los espectaculares eventos de finales de 1980 fueron ocultados de cara a la opinión pública, en su mayor parte, hasta 1983. Una publicación sobre OVNIS de entonces escribió un pequeño artículo sobre los hechos que no despertó mucho interés, y con todo la historia sobrevivió al rumor y la especulación hasta que Robert Todd, de Ciudadanos Contra el Secreto OVNI (CAUS) consiguió una copia de un informe oficial de los hechos gracias al Acta de Libertad de Información de 1983. El documento tenía fecha de 13-1-1981, y había sido enviado al Ministerio de Defensa Británico por Halt.

Los eventos de Rendlesham han sido publicados en numerosos periódicos, artículos de revistas, y en varios programas de televisión, incluyendo "Misterios sin Resolver", "Avistamientos" y el programa Británico "Increíble pero Cierto", entre otros. El caso, en algunos aspectos, es similar al famoso caso Roswell, el incidente de Nuevo México que fue investigado casi exclusivamente por personal militar. Aunque los incidentes ocurrieron en países distintos, ambos involucraban a instalaciones gestionadas por los Estados Unidos, y estaban cerca de bases de alto secretomilitares .





Ufología Elcaso2sl4


Documento de Halt (los textos en cursiva)
Asunto: Luces inexplicadas
A: RAF/CC1.

En la mañana del 27 de Diciembre de 1980 (aproximadamente 0300L), dos miembros de la patrulla de la USAF vieron unas extrañas luces en las afueras de la puerta trasera de la Base Aérea de Woodbridge. Pensando que pudiera ser un avión accidentado u obligado a aterrizar, llaman para solicitar permiso para salir fuera de la puerta a investigar. El jefe de guardia respondió y autorizó que tres miembros de la guardia procediesen a pié. Los individuos informaron ver un extraño objeto brillante en el bosque. El objeto fue descrito como de aspecto metálico y de forma triangular, de dos o tres metros de largo aproximadamente y dos metros de alto. Iluminaba todo el bosque con una luz blanca. El objeto tenía una luz roja intermitente arriba y conjunto de luces azules bajo la base. El objeto flotaba o estaba apoyado en tres patas. Cuando la patrulla se acercó al objeto, maniobró entre los árboles y desapareció. En ese momento los animales de una granja cercana se volvieron como locos. El objeto fue vuelto a ver aproximadamente una hora después en la puerta trasera.

Halt llevó con él a un equipo de especialistas que incluía al Teniente Bruce Englund, el Sargento Monroe Nevilles, que llevaba el contador Geiger, y el Sargento Primero Bobby Ball. Al equipo de Halt se unió posteriormente el suboficial John Burroughs, que se convertiría en la figura principal de la investigación. En un breve periodo de tiempo, otros grupos de personal se unirían a la búsqueda entre los árboles, buscando la fuente de la extraña luz que había en el bosque.

Uno de los miembros de la patrulla, el Sargento Jim Penniston, informó posteriormente que según se acercaron al objeto "el aire estaba cargado de electricidad. Podías sentirla en toda la piel según nos aproximábamos al objeto."
Ufología Rendleshamdrawing1gg1

Dibujos de Jim Pennistone




Después de observar el objeto desde una distancia segura, Patterson también lo examinó de cerca durante unos veinte minutos, llegando a tocar los extraños símbolos grabados en su superficie, que era "como de un cristal liso y negro." Finalmente, la nave se levantó y como dijo en una entrevista en "Increíble pero Cierto", "empezó a moverse lentamente hacia atrás, zigzagueando entre los árboles. Se alejó unos cuarenta pies, y después se elevó en el cielo y salió despedida en un abrir y cerrar de ojos. En la parte superior izquierda, había una inscripción. Tenía unas seis pulgadas de largo, con símbolos. Me resultaban familiares, pero no supe a qué."





Ufología Rendleshammapkn7


2. Al día siguiente, se encontraron tres depresiones de 7" de diámetro y 1.5" de profundidad donde el objeto había sido visto al nivel del suelo. La noche siguiente la zona fue rastreada en busca de signos de radiación. Se registraron lecturas de Beta/Gamma de 0.1 miliroentgenes con picos en las tres depresiones y cerca del centro del triángulo formado por las depresiones. Un árbol cercano tenía unas lecturas moderadas (0.5 - 0.7) en el lado del árbol orientado a las depresiones.

El Teniente Coronel Halt insistió en hacer una entrada apropiada en el registro de la policia de seguridad. Pero el informe de Halt no acaba aquí, porque a la noche siguiente hubo más actividad en el Bosque de Rendlesham.

3. Más avanzada la noche una luz roja como el sol fue vista entre los árboles. Se movía y era intermitente. En un momento en concreto pareció como emitir partículas brillantes y después se rompió en cinco objetos blancos independientes que después desaparecieron. Inmediatamente después, tres objetos como estrellas fueron vistos en el cielo, dos objetos al norte y otro al sur, todo ellos a unos 10 º del horizonte. Los objetos se movían rápidamente en agudos movimientos angulares y emitían luces rojas, verdes y azules. Los objetos al norte permanecieron en el cielo durante una hora o más. El objeto al sur fue visible durante dos o tres horas y emitía un haz de luz hacia abajo de vez en cuando. Numerosos individuos, incluyendo el abajo firmante (el propio Halt) fueron testigos de las actividades de los párrafos 2 y 3.

El documento de Halt, uno de los más importantes de la Ufología, afirma que la patrulla de la base encontró un objeto "como un platillo volante" en el bosque adyacente a la base militar. Halt describe al objeto maniobrado entre los árboles del bosque, y llegando a desaparecer en el cielo. Además afirma que la investigación de los días siguientes encontró marcas en el punto de encuentro, y niveles de radiación anormales. En la misma noche del evento, se observaron extrañas luces que realizaban movimientos aéreos que desafían las leyes de la física. Esas luces se dividieron en luces más pequeñas, que posteriormente desaparecieron de la vista.

Después de años de especulaciones y teorías, el Coronel Halt facilitó una cinta de de audio de 18 minutos que afirma se grabó en la noche del encuentro. En la cinta puede oírse claramente a varios oficiales superiores, incluyendo a Halt, comunicarse vía walkie-talkie con el personal que estaba entre los árboles investigando la extraña nave.

Las voces son en ocasiones de pánico, según se dieron cuenta de que un rayo proviniente de la nave desactivó los dispositivos eléctricos de la zona durante un tiempo. Increíblemente, la cinta también relata que se grabó un vídeo y se tomaron fotografías de ese extraño objeto. Larry Warren también verificó que hubo numerosas cámaras filmando el objeto extraterrestre.

No cabe ninguna duda de que esa evidencia existe hoy en día, todavía en secreto en algún lugar gubernamental, aunque el Ministerio de Defensa niega esas alegaciones. A parte de la abrumadora evidencia de que una nave "desconocida" aterrizó en el bosque aquella noche, las partes interesadas todavía aguardan más evidencias sobre este sorprendente caso.

Se han ofrecido numerosas explicaciones para los extraños avistamientos de Rendlesham, como las luces de una casa cercana, un satélite entrando en la atmósfera terrestre, fenómenos ambientales, etc. Ninguna de esas explicaciones ni siquiera empieza a explicar lo que ocurrió en Rendlesham. Si algún día, los vídeos y las fotos tomados esa noche fueran hechos públicos, indudablemente se crearía todo un nuevo grupo de creyentes en OVNIS. Los eventos de Woodbrisge y Bentwaters son uno de los más importantes en la historia del estudio de los OVNIS, y las investigaciones sobre los hechos continúan hoy en día.

Anonymous
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Ufología Empty ABDUCCIONES

Mensaje  Invitado el Vie 13 Feb 2009 - 8:04

ABDUCCIONES
Ufología Abducciones1zj4
Fuera de los casos de avistamientos y contactos extraterrestres, existe una parte de la ufología que se dedica a analizar ciertos episodios en los que una persona común y corriente se ve sometida a una especie de examen medico, a manera de análisis y muestras de células, que en ocasiones suelen ser experiencias verdaderamente traumáticas, tal es el caso de Travis Walton, cuyo caso se llevo a la pantalla grande en la película: Fuego En El Cielo, la cual narra la experiencia de Travis en la supuesta nave alienígena y el trato que recibe por parte de los extraterrestres y el caos que se genera en su pueblo natal por su desaparición. Los casos suelen llevar casi siempre la misma trama, por ejemplo: "Estaba en la carretera rumbo a casa, me acompañaba mi novia/o hermana/o....de pronto sentí una intensa luz detrás de nosotros, me llamo mucho la atención la forma en que nos seguía, de pronto la luz que pensábamos que era un automóvil paso por encima de nosotros y se poso delante de nosotros, al verla con detalle, vislumbre un objeto en forma de disco, en el cual había unas ventanillas por las que nos veían varios seres muy delgados entre la intensa luz, de pronto estos seres se bajaron y se acercaron a nosotros.

yo sentía pánico, pero me sentía paralizado, no me podía mover...de pronto como si nada hubiera pasado me encuentro en la carretera por donde iba cuando habían transcurrido 2 ó 3 horas sin saber que ha ocurrido en todo ese tiempo..."
o también llevan la siguiente secuencia: "Estaba placidamente durmiendo en mi habitación y por alguna razón mi sueño se interrumpe, cuando de pronto sin saber como unos seres delgados, de color gris, de baja estatura y con ojos grandes rasgados y negros se acercaban a mi, salían de entre las paredes, yo sentía un pánico incontrolable, pero estaba paralizado de pies a cabeza, no podía mover ni un solo dedo, a la vez había una atmósfera que me relajaba y una voz que oía que me decía...no tengas miedo, no va a pasarte nada, todo va a estar bien..."


Recreación típica de el aspecto de "los grises", los seres involucrados en los casos de abducciones.

Las abducciones suelen ser caracterizadas por periodos olvidados en las que no se recuerda lo que uno hizo por una o dos horas, simplemente "como si no hubieras existido durante esas dos horas o sin saber que realizaste esas dos horas, en la mayoría de los casos al cabo de días, meses o años, esta perdida de memoria suele irse recuperando, y lo que se recuerda no es nada agradable como para quererlo recordar, cierto número de pacientes en Estados Unidos principalmente, que recuerdan haber tenido este tipo de experiencias, en ocasiones se les ha practicado una hipnosis regresiva, hasta el momento en el que pierden conciencia de lo que sucedió en esas horas perdidas, y todoslos casos presentan generalmente una trama muy similar... Ufología Abduccion1733bcer3
"Me encuentro recostado/a en una especie de mesa de quirófano, de color metálico, hay una lámpara parecida a la que hay en los quirófanos arriba de mi y a mi alrededor hay unos pequeños seres, de estatura baja (1.20m a 1.40m) tienen unos grandes ojos negros rasgados y una piel gris, siento miedo, y ganas de salir corriendo, pero algo me impide moverme, estoy inmovilizado/a de los pies hasta el cuello y estos seres me practican una especie de cirugía, extraen muestras de tejido de mi brazo (ó piernas) y me están insertando una especie de sonda en la nariz, de pronto siento crujir mi cráneo como si me estuvieran insertando algo dentro de mi cerebro o en la nariz...."

este tipo de experiencias suelen ir acompañados de periodos de angustia, en los que la persona que vivió la experiencia siente una gran inseguridad y temor al estar solo por las noches, al ver la facilidad con la que pueden entrar en contacto con uno estos seres, los afectados temen de su seguridad prácticamente en todo momento.
Anonymous
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Ufología Empty Re: Ufología

Mensaje  Invitado el Mar 3 Mar 2009 - 7:48

LA CALDERA (Sa): ¿IMPLICANCIA DE UN CONTACTO?
Roberto Banchs
En la mañana del martes 13 de marzo de 1973, un joven de 23 años, estudiante del primer año de ingeniería en Córdoba, recorría el trayecto que une Salta con San Salvador de Jujuy, cuando ve aterrizar un extraño aparato. De pronto, una entidad antropomórfi­ca apareció a un costado, se desplazó sin mover las extremidades, hasta desvanecerse frente a la mirada absorta del testigo. Después de unos segundos, el aparato plegó sus patas de asentamiento y levantó vuelo hasta perderse en el cielo.
Ufología Caldera1vr7

Jorge Roberto Herrera, el joven testigo, había dado unos pasos de aproximación, pero advierte que se halla parado sobre una marca en el suelo, asegurando que se había des­plazado quince metros sin tener conciencia de haberlo hecho. Al reanudar su viaje, tiene un indescriptible malestar general, e ingresaría para su atención médica a un poli­clínico en la ciudad de Salta, donde permanece durante varios días internado.
EL TESTIMONIO DE JORGE R. HERRERA
La difusión del episodio se produce en el ciclo televisivo “Cita Espacial”, dedicado exclusivamente al tema ovni, que se emitió por el Canal 10 de Córdoba, entre junio y septiembre de 1973, siendo uno de sus expositores habituales el ufólogo Dr. Oscar A. Galíndez. Allí se presentó para narrar su experiencia Jorge R. Herrera.
Al siguiente año, la revista Cuarta Dimensión, de Buenos Aires, en su N° 9, correspondiente a mayo de 1974 (ps. 21/23), publica una “transcripción textual” del desarrollo de la grabación realizada al testigo[1], que reproducimos a continuación:
“Desde la provincia de Salta hacia Jujuy, a unos 20 km de la ciudad capital de la primera, diviso por la ruta (nacional 9) a escasos 20 metros del lugar donde yo me encontraba, un objeto que desde una altura apro­ximada a los diez metros, descendía balanceándose siguiendo el sentido de una hoja del viento hasta ubicarse a un metro del suelo para caer entonces en forma recta, como en caída libre.
“Todo esto sucede sin que el aparato emita sonido alguno, seguramente venía desde la provincia de Tucumán hacia Jujuy, circulaba a mis espaldas y me dí vuelta pues sentí una sensación muy extraña. Asombrado, me de­tuve a contemplar el aterrizaje del ovni, el cual lo hizo con un setenta por ciento de su masa sobre la banquina -muy ancha- y el resto sobre el asfalto de la ruta. El objeto presentaba la forma de dos platos super­puestos y había quedado un tanto inclinado, calculo que 20 grados. Su diámetro alcanzaría los cinco metros.
“Como no uso reloj, traté de calcular el tiempo mentalmente. Es así que al cabo de tres minutos más o me­nos, aparecieron del lado más inclinado unas especies de patas que nivelaron al aparato. Lo que en ese instante l1amó mi atención, es que hasta el momento de posarse su contextura parecía ser de aluminio, pero una vez asentado, su tonalidad viró a un cobrizo opaco.
Ufología Caldera3nt2 “Yo permanecía absorto mirando todo lo que sucedía; de pronto, sobre uno de los costados alcanzo a ver una entidad (ser antropomorfo) de un metro sesenta de altura, de color blanco, vestido con una especie de enterizo. Tenía una cabeza muy grande, era robusto, de hombros anchos. No tenía manos, los brazos cor­tos y terminaban en nada, como si fuese un guante sin dedos; pero tampoco tenía forma de guante. Las piernas terminaban en pies muy grandes, pies que no estaban calzados, ya que se continuaba la tela del traje.
“En verdad yo no lo vi salir del objeto, no vi ninguna puerta, no escuché ruido alguno, pienso que pudo haber salido de algún otro lado porque cuando tomé mi primer contacto visual con este ser, él miraba hacia los cañaverales que bordean el camino como buscando algún indicio de gente.
“Más tarde, cuando desapareció, sí lo estaba mirando, y desapareció, no se escondió. Además momentos antes de desaparecer, recuerdo que no caminó, sino que se desplazó sin moverse. El no movió las piernas. Cuando yo vi a esta entidad (llevaba conmigo un bolso negro que dejé en el suelo en el instante en que vi al ser), Sí, empecé a caminar en dirección al aparato, acercándome sin temor y con mucha curiosidad.
“La entidad se desplazó un metro también, pero no sé por qué causa se detuvo y desapareció. Transcurrieron unos segundos y luego el ovni recogió sus patas y volvió a quedar inclinado. Para tomar vuelo, en lugar de avanzar en dirección del extremo levantado, lo hizo en sentido contrario. ¡Y se perdió en el cielo!, esta vez no desapareció.
“En el momento de levantar vuelo, yo estaba ubicado a unos 15 m del objeto, y allí me quedé hasta verlo desaparecer. Entonces intento ir hasta el lugar exacto en donde se había posado. Doy sólo un paso y me encuen­tro con que estoy a 20 m del bolso y parado sobre una marca que había en el suelo. Es decir, me había desplazado 15 m sin tener conciencia de haberlo hecho, puedo asegurar que no me había movido en absoluto.
“En el lugar del aterrizaje había siete marcas en un cuadrado de escaso metro y medio, no guardaban, sime­tría alguna entre sí. Por otra parte, el piso (asfalto de la ruta) no estaba hundido, pero parecía como si lo hubiese sopleteado. Vi una piedra que, por lo que se notaba, se había roto en el preciso instante de to­mar el objeto contacto con el suelo. La tomé, busqué el bolso y comencé a caminar.
“A los diez metros de haber comenzado de nuevo mi camino, se me acerca un vehículo estanciera (automóvil tipo rural) conducida por un hombre de unos 46 años; le pregunto si había visto el objeto y me responde que si, a más o menos un kilómetro del lugar donde había sucedido todo, y agrega que en ese momento se detuvo el motor de la camioneta y que la radio produjo una descarga antes de dejar de funcionar. Yo me sentía mal, es decir, tenía un malestar general que no podía describir, por lo que le pedí acercarme hasta la ciudad de Sal­ta. En el camino, a unos 200 m, encontramos un automóvil Fiat 1500 detenido con su conductor esperando nues­tro paso. Le consultamos para ver qué ocurría y respondió que su motor había dejado de andar, pero hizo una nueva tentativa y logró ponerlo en marcha. En el camino encontramos también a una pick-up con el mismo problema.
“A todo esto, yo me sentía cada vez peor y le pedí que me dejara en la terminal de ómnibus. Sentía deseos de vomitar, por lo que entré al baño. Poco después me dirigí caminando hasta el Policlínico.
“Allí me atendió el médico de guardia, le expliqué mi malestar, como consecuencia de lo cual me colocaron una inyección, me realizan análisis y me sacan radiografías. A las 12,30 horas me permiten acostarme y cuan­do despierto a las 19,00 de esa misma tarde, encuentro que me están aplicando suero y sangre. Llamo a una enfermera para preguntar por mi estado y me contesta que irán a operarme.
“Al día siguiente vinieron a verme tres médicos con mi historia clínica y me preguntaron si había bebido mucho, y les expliqué que ni bebía ni fumaba, pero creo que no tomaron muy en serio mi respuesta. En tanto, diariamente me eran aplicadas seis inyecciones y tomaba cuatro pastillas. En ningún momento me suministraron información sobre mi estado de salud y así, luego de ocho días de internación, se me dio de alta.
“Después de tres meses, ya de regreso a Córdoba, vuelvo a hacerme ver. Voy al Hospital de Clínicas y luego de visitar al cardiólogo, éste me dice que todo está normal excepto por un pequeño detalle: mis uñas están azuladas. Esto llama su atención y me solicita una revisación completa. Este chequeo general demoró dos meses al cabo de los cuales regreso con los resultados para ver nuevamente al cardiólogo y me descubren en la san­gre un 20% de una sustancia (no dan el nombre) de la que normalmente debe haber apenas un 8%”.
ALGUNAS INDAGACIONES SOBRE EL CASO
El artículo en cuestión no ahorra conclusiones para expresar la comprobación de que la fuerza de los motores y aún de las radios es absorbida por la presencia de un ovni. Sin embargo, nada se supo en este caso de los vehículos presuntamente afectados, ni de la identidad de sus conductores. El episodio se ciñe exclusivamente al testimo­nio de un único testigo, y de la pretendida “implicancia” física, o fisiológica, que habría tenido el contacto en Jorge R. Herrera.
Hasta ese momento, no había -aparentemente- evidencia clínica que indicara que su experiencia hubiera podido ser producto de un síndrome cerebral, epilepsia del lóbulo temporal, enfermedad metabólica (p. ej., diabetes, mellitus, uremia, etc.) u otra condición que ocasionare algún trastorno. Apenas asomaba la sospecha por parte de los mé­dicos de un cuadro de alcoholismo, o tal vez de otros agentes tóxicos. El artículo ce­rraba informando que el asesor Alberto M. Astorga pronto ofrecería “novedades importantes” sobre el estudio realizado en Salta por el equipo médico que atendió al testigo. Novedades que, a la postre, nunca fueron dadas a conocer públicamente (hasta hoy).
Anonymous
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Ufología Empty Re: Ufología

Mensaje  Invitado el Mar 3 Mar 2009 - 7:49

SIGUE DEL POST ANTERIOR
Un encuentro que mantuvimos con el Dr. Oscar A. Galíndez nos permitió acceder a una infor­mación más detallada del caso y de su protagonista.
Efectivamente, el hecho ocurrió ese 13 de marzo a las 11,30 horas, circunstancia en que Jorge R. Herrera caminaba en un día soleado sobre el costado izquierdo de la ruta, de oeste a este, pensando en llegar hasta la estación de servicio distante 5 km, para almorzar. Fue en esos momentos en que advierte un objeto blanco aluminio cuando descendía y cobrizo cuando estuvo posado y levantó vuelo, de unos 4-5 m de largo por 2 m de alto. El testigo quedó estático por el asombro, pero sintiendo un cosquilleo y calor durante los cinco minutos en que se extendió su observación. Durante la misma, súbita­mente vio un ser de apariencia robusta, como inflado, con una vestimenta totalmente blanca brillante como hule y provisto de un casco con visor como cristal espejado ver­doso, sin que llegara a notar su rostro por la distancia. Luego de llegar a situarse a 15 m de Herrera, y a un metro del objeto, desapareció tan de improviso como fue su aparición. Luego, el aparato levanta vuelo y se pierde. Momentos después, inexplicablemente, se encuentra ante unas cinco huellas, de aspecto irregular (en su forma y disposi­ción), como si la tierra hubiera sido sopleteada. Allí recoge una piedra que supone recién fracturada, que no emite calor, y que termina regalando.
Apenas desaparece el objeto, Herrera se siente indispuesto. Tiene mareos y náuseas. Al llegar a la terminal de ómnibus de Salta, va al baño, y camina doscientos cincuenta metros hasta el Policlínico. Escuchaba los sonidos y ruidos. “Me siento mal -relata-, me duele en todos lados y en ningún lado”. Allí le miran las pupilas y le aplican una inyección intramuscular, le recuestan en una camilla y unas enfermeras lo llevan rápidamente .a una sala, donde le quitan la camisa y aflojan el cinto. Después, despierta vestido en pijama, mientras le están aplicando suero y sangre. Afirma no haberle mani­festado a nadie lo que había visto, empero, le dicen que “no debía beber tanto”.
Coincidente en líneas generales con el relato conocido, esta entrevista aporta un dato que podría ser significativo: antes de su experiencia, el testigo no compró un medicamento que tenía recetado. Aunque, lamentablemente, no pudo precisarse de cuál se trataba.
Habiendo sido solicitado al Policlínico Regional de Salta “San Bernardo” todas las actuaciones de la asistencia médica a Jorge R. Herrera, del 13 al 21 de marzo de 1973, el director del mismo, Dr. Eduardo Moisés, remite copia de la Historia Clínica (HC) de Herrera, donde se informa que el paciente presenta como antecedentes hematemesis (vómito sanguíneo) y melena (defecación con sangre), que registra desde el día 11 de marzo.
El diagnóstico presuntivo es “hemorragia digestiva” (hemorragia gastrointestinal), según el Dr. Núñez Burgos. Una vez internado, se le realizan trasfusiones de sangre y de sueros, presentando una evolución favorable, de acuerdo al Dr. Víctor Canelada. Al día siguiente, 14 de marzo, se le practica un recuento globular, que confirma su recupera­ción (aunque denota una Eritrosedimentación Westergren alta, de 23 mm primera hora, y glóbulos blancos ligeramente elevados), y se le da el alta hasta nuevos estudios.
J. R. Herrera reconoce haber recibido una buena atención médica. Pero quedó preocupa­do. No sabe qué le ocurrió.
De regreso a Córdoba, donde reside, continúa con los exámenes médicos en el Hospital de Clínicas. El desea comunicarse con los profesionales para conocer su estado de sa­lud o causas de su indisposición, aunque se inquieta cuando -unos 5 meses después- le “descubren en la sangre un 20% de una sustancia (no dan su nombre) de la que normalmente debe haber un 8%”, dirá Herrera.
Resulta sencillo determinar la presumible sustancia aludida. La parte líquida de la sangre o plasma posee alrededor del 91% de agua, y en ella se encuentran diversas sustancias disueltas o en suspensión, entre las cuales el 8% son proteínas.
El grupo de mayor interés es, quizás, el de las gammaglobulinas, que contienen los anticuerpos que inmunizan al ser humano contra ciertas enfermedades infecciosas. Las dosificaciones biológicas tienen gran importancia en los ensayos de interpretación de la patogenia. Por ejemplo, en una psicosis alcohólica las proteínas totales están aumentadas (pudiendo llegar a 90-95 gr.), con aumento electivo de las gammaglobulinas. Una crisis ulcerosa, surgida de un conflicto permanente, es también capaz de llegar a alterar el metabolismo, acelerando la síntesis proteica, esto es, la producción de proteí­nas en la sangre.
CONSIDERACIONES FINALES
Quizás el aspecto más saliente de esta investigación haya sido revelar que la presunta “implicancia” que habría tenido sobre Jorge Roberto Herrera, expuesto en un cuadro de hematemesis y melena, no se debió a la aparición de algún portento pretendidamente extraterrestre, sino a una hemorragia digestiva que se manifiesta el domingo 11 de marzo, es decir, tres días antes del suceso.
Ufología Caldera5mx0 Del cuadro psicopatológico no puede decirse mucho, o casi nada, por cuanto depende -en principio- de cuánta sangre haya perdido por vómitos y melena durante esos tres días. El análisis globular tampoco ha permitido arrojar algún resultado significativo, ya que le es practicado al día siguiente, tras su recuperación basada en una terapéutica de trasfusión de sangre y sueros. Tampoco se indican los resultados radiológicos para determinar fehacientemente la etiología, o causa de la enfermedad.
De tratarse de una úlcera (la más común de las etiologías), puede suponerse un cua­dro psíquico sometido a fuertes presiones[2], anteriores al episodio narrado. Esta hipótesis no excluye que se trate de una manifestación del síndrome de impregnación alcohólica crónica, como parecieran inclinarse los médicos que lo asistieron en Salta, lo cual revelaría un desequilibrio de personalidad más compleja y profunda.
Es llamativo observar que la experiencia narrada por Jorge Herrera es vivida en una atmósfera de confusión mental. El testigo se encuentra completamente desorientado en el tiempo y en el espacio. Se describe a sí mismo más o menos obnubilado, extraviado, perplejo, ocupado por su extraña visión, que parece expresarla no sólo a través del lenguaje, sino también por todo el cuerpo, como entregado plenamente a ella.
El caso ocurrido en proximidades de La Caldera, Provincia de Salta, muestra además la aparición y súbita desaparición del ser, despertando la sospecha de su naturaleza psíquica. ¿O acaso sería más aceptable suponer, como formulan los ovnílogos, “que sólo se trate de una proyección efectuada desde dentro del VED”? (CD, p.23).
A pesar de la firme creencia inicial de Herrera acerca de la realidad de los hechos narrados, y de ciertos titubeos subsiguientes, cuando expresa no saber qué le ocurrió, puede afirmarse que la experiencia descripta presenta las características de una fantasía esencialmente alucinatoria.
Según reza el artículo, titulado “CASO HERRERA: Implicancia de un contacto”, se trata de “una investiga­ción de Fabio Zerpa, con la colaboración del Dr. Oscar Galíndez y del Sr. Víctor Cerasale” (p.2l).


Los trabajos psicoanalíticos han permitido conocer mejor la personalidad del ulceroso y aportar pruebas de necesidades afectivas regresivas expresadas en el carácter mediante signos opuestos (ej., actividad/pasivi­dad), de lo cual surge un conflicto permanente cuya expresión emocional sería la úlcera. El enfermo termina­ría en la crisis cuando no pudiere ya soportar la tensión bajo la que se fuerza a actuar. Dublineau, Marti­mor, y otros, han señalado la frecuencia de dichas úlceras también en alcohomaníacos, entre quienes se observa incluso alteraciones del metabolismo glúcido y de las proteínas.
Anonymous
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Ufología Empty Re: Ufología

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.