MAMERILÓN
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

Yo me pregunto: ¿Quién no conoce a unas cuantas Chonys?

Ir abajo

Yo me pregunto: ¿Quién no conoce a unas cuantas Chonys? Empty Yo me pregunto: ¿Quién no conoce a unas cuantas Chonys?

Mensaje  María el Dom 15 Feb 2009 - 10:00

Cuando CHONY regresó a su hogar, llegaba cargando con las bolsas del supermercado que mal sujetaba con una mano mientras con la otra intentaba que no se arrugaran los trajes de su marido, que había recogido en la tintorería.

La oscuridad del piso la hizo suponer que todavía no había llegado nadie.

No tenía demasiado tiempo por delante y la tarea pendiente resultaba copiosa. Renunció a ponerse más cómoda y prefirió disponerse, de inmediato, manos a la obra, intentando establecer el orden más eficaz para cumplir toda la faena: sin descanso y sin desmayo colocó los trajes y vestidos recien planchados en sus correspondientes armarios; guardó la compra en la despensa y el frigorífico-, recogió, aunque por encima, las camas de los dormitorios; cambió las toallas de los baños; fregó unos platos que quedaban de la noche anterior en la pila; regó las plantas de la terraza y revisó el correo.

La hora se le echaba encima y todavía no había preparado la cena; antes de las nueve estarían todos de vuelta.

Tuvo que pensar rápido: sopa, croquetas y un poco de pescado al horno. Toda la cocina se llenó de cacerolas, sartenes, masa, una lubina, condimentos, caldo, fideos… Las manos hábiles de CHONY, trabajaban a velocidad vertiginosa. Ella pensaba… “si por lo menos me diera tiempo para darme una ducha…”.

No le dio tiempo siquiera para terminar de lavarse las manos, aún con un poco de olor a pescado, pero a la hora exacta cada plato se encontraba en la fase final de su preparación, a punto, casi, para su degustación: faltaba, todavía, poner la mesa.

Cinco minutos después llamó SISI, su preciosa hija adolescente para anunciarla que esa noche se quedaba a dormir en casa de su amiga RUTH y así terminar juntas los deberes.

Casi simultáneamente apareció por la puerta FRAN, el hijo mayor, tan buen chico como frío. El cariñoso gesto de saludo de la madre no recibió mejor respuesta que un breve monólogo: “No voy a cenar. He picado algo por ahí… además tengo mal el estómago… me voy a la cama”.

Ella pensó en positivo, y la ausencia de los hijos permitiría a CHONY una velada más tranquila con su marido; seguro que éste, con el apetito con que solía regresar por la noche, sabría apreciar la cena preparada. La idea de una cena a dos y la posibilidad de poder desahogar, en intimidad y con alguien próximo que la escuchara…. Y como colofón un buen vino de la bodega. Un día es un día.

Cuando JHON abrió la puerta salió la mujer, afectuosa a recibirle, como antes había hecho con su hijo. Aunque ya no fuera cierto, ella continuaba necesitando pensar que seguí siendo importante para él.

Un beso de cumplido y JHON se dejó caer en el sofá del salón sin tiempo siguiente para vaciar sus bolsillos.

- Que tal el día…. Preguntó CHONY.
- “Horrible, como todos..”, respondió con tono amargo y desengañado el hombre, hundiendo la cabeza entre los hombros.
- “¿Ha pasado algo?, volvió ella a preguntar.

El no respondió y prolongó el silencio mientras sostenía su mirada hacia el infinito. Al fin babuceó entre dientes y dijo: “mierda de vida, estoy hasta los huevos. Siempre rodeado de cabrones…”.

- ¿Quieres que cenemos?, -tengo una cena que te va a gustar. La he preparado para ti.

Y pareció como si aquella sugerencia sirviera para que el hombre explotara diciendo…. “cenar, cenar… solo piensas en esas majaderías… que fácil es tu vida sin enterarte de nada… claro, como no entiendes… no…. No voy a cenar… me voy a dar una vuelta y a olvidar tanta mierda… empezando por ti”.

El hombre se levantó y volvió a dirigirse hacia la puerta. Salió de la casa dando un ligero portazo.

Chone, sobrecogida, dejó de mirar a su marido y encontró su propio rostro en un espejo cercano. Así permaneció quieta, contemplando la imagen perpleja de aquella mujer tras el cristal…

Yo me pregunto: ¿Quién no conoce a unas cuantas Chonys?

Yo me pregunto: ¿Quién no conoce a unas cuantas Chonys? Guayas10
María
María
Administrador

Sexo : Femenino
Edad : 47
Cantidad de envíos : 4243
Fecha de nacimiento : 25/09/1973
Localización : Madrid
Incrit@ el : 12/12/2007

http://nutricionsaludable.foroactivo.com/

Volver arriba Ir abajo

Yo me pregunto: ¿Quién no conoce a unas cuantas Chonys? Empty Re: Yo me pregunto: ¿Quién no conoce a unas cuantas Chonys?

Mensaje  Mergalon el Dom 15 Feb 2009 - 10:20

Las personas por naturaleza somos egoistas, deberiamos detenernos y pensar más en los demás, ponernos en su lugar, y ver las cosas desde otro punto de vista, seguro que seriamos todos más considerados y comprensivos con las personas que nos rodean y nos quieren.


Yo me pregunto: ¿Quién no conoce a unas cuantas Chonys? MERCHEYo me pregunto: ¿Quién no conoce a unas cuantas Chonys? Dibuj127
Mergalon
Mergalon
Administrador

Sexo : Femenino
Edad : 68
Cantidad de envíos : 1131
Fecha de nacimiento : 21/12/1951
Localización : Las Rozas (Madrid)
Incrit@ el : 12/12/2007

Volver arriba Ir abajo

Yo me pregunto: ¿Quién no conoce a unas cuantas Chonys? Empty Re: Yo me pregunto: ¿Quién no conoce a unas cuantas Chonys?

Mensaje  Invitado el Lun 16 Feb 2009 - 10:50

Ufff!! llegome al alma, nena... enfermo
Anonymous
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Yo me pregunto: ¿Quién no conoce a unas cuantas Chonys? Empty Re: Yo me pregunto: ¿Quién no conoce a unas cuantas Chonys?

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.